Plan de JB para la Reforma de Justicia Criminal

Es hora de imaginar un sistema de justicia criminal que les brinde a las personas de Illinois la oportunidad de alcanzar su máximo potencial. Es hora de poner fin al encarcelamiento masivo y lograr que nuestras comunidades tengan el apoyo que necesitan para prosperar. Es hora de alejarse de un sistema de encarcelamiento y construir un verdadero sistema de justicia.

Como gobernador, propondré una oficina de Reforma de Justicia Criminal  y Oportunidades Económicas, encabezada por mi elección para Vicegobernadora, a Juliana Stratton. Esta oficina se enfocará en soluciones basadas en la evidencia para avanzar. Crearemos oportunidades económicas para mantener a las personas fuera del sistema de justicia criminal y para ayudar a los residentes de Illinois en su transición para reintegrarse a sus comunidades. Vamos a apoyar a jóvenes y adultos para que no ingresen al sistema judicial en primer lugar. Vamos a reformar el sistema de sentencias  que coincida con el delito y dar  apoyo para la rehabilitación. Finalmente, vamos a reducir la violencia por armas de asalto con un enfoque basado en la salud pública, para mantener seguras a nuestras comunidades.

A largo plazo, debemos retroceder la desinversión sistemática de Bruce Rauner en las comunidades de todo el estado. Bruce Rauner destruyó los servicios humanos en Illinois, bloqueó el financiamiento de la educación pública y debilitó las oportunidades económicas para muchas de nuestras comunidades. Estos son los servicios que permiten que las comunidades puedan construir vidas mejores y, como gobernador, lucharé todos los días para retroceder este daño.

Mi plan se enfoca en cuatro áreas claves:

  1. Legalizar la marihuana y modernizar el método de emitir sentencias, especialmente para los delitos menores vinculados a las drogas.
  2. Reducir la reincidencia y el reingreso al sistema penal, eliminando las barreras económicas que afectan el empleo, la vivienda accesible, los servicios humanos y la reunificación familiar.
  3. Reformar nuestro sistema de justicia juvenil y terminar con la criminalización de los niños invirtiendo en programas de desviación de la corte y alternativas de justicia reformadora para el encarcelamiento.
  4. Tratar la violencia armada como una epidemia de la salud pública y hacer que la policía sea más responsable ante las comunidades a las que sirven.

Legalizar la marihuana y modernizar las sentencias

Es hora de imaginar un sistema de justicia criminal que ofrezca justicia a las víctimas, rehabilite a las personas y construya comunidades más seguras. Nos queda mucho por hacer. Décadas de racismo sistemático, escuelas públicas sin fondos y sentencias excesivas han llegado al encarcelamiento masivo en todo Illinois. Nuestras cárceles operan al 134 por ciento de su capacidad y hay cerca de 43,000 personas tras las rejas, pero esto es más que estadísticas y números. Esto tiene que ver con la sistemática des inversión en las comunidades y las familias, los hombres afroamericanos están siendo encarcelados a números asombrosos y un sistema roto que necesita desesperadamente una reforma.

Debemos comenzar con las leyes que regulan el sistema de sentencias de Illinois. Necesitamos guías de sentencia que no solo coincidan con la ofensa, sino que también trabajen para disuadir el crimen y construir comunidades más seguras. También necesitamos reformar el sistema de fianzas y asociarnos con comunidades de todo el estado, para impulsar programas de promoción humana exitosos y una recopilación de datos sólida.

Como gobernador, trabajaré para revertir las causas fundamentales del encarcelamiento masivo. Bajo el gobierno de Bruce Rauner, hemos visto la constante eliminación de fondos en nuestras comunidades, en servicios humanos y en la creación de oportunidades económicas para nuestra clase media y aquellos que ven desaparecer la posibilidad de ingresar a ella. Sin embargo, Illinois gastó más de $ 1.4 billones en el año fiscal 2017 encarcelando a sus ciudadanos. Necesitamos modernizar nuestro enfoque de las sentencias, para centrarnos en la seguridad pública y las sentencias inteligentes. Los ahorros obtenidos de la modernización del sistema de sentencias deberían invertirse directamente en nuestras comunidades para financiar programas que reduzcan el encarcelamiento en primer lugar y amplíen las oportunidades para todas las comunidades de Illinois.

Reformar las leyes que regulan las sentencias para que coincidan mejor con el delito: 

  • Legalizar la marihuana, reducir las penalizaciones por ciertos delitos relacionados con drogas y ajustar los castigos por otros delitos no violentos.
  • Reformar las sentencias excesivas, reducir el uso de mínimos obligatorios y permitir a los jueces una mayor discreción para usar la libertad condicional para ciertos delitos.

Proteger a las personas que son injustamente detenidas y encarceladas:

  • Abolir el sistema de fianza monetaria y reemplazarlo con una herramienta de evaluación de riesgos comprobados, que sea justo para todas nuestras comunidades.
  • Detener la aplicación injusta de multas que pesan sobre aquellos que no pueden pagar y que puede producir una extensión del periodo de encarcelamiento.

Asociarse con las comunidades para desviar a las personas del sistema judicial:

  • Fortalecer los programas locales para que las personas puedan tomar otro camino y evitar ir a la cárcel,  y promover la colaboración para compartir las mejores prácticas e imitar lo que funcione.
  • Asociarse con funcionarios locales para reunir y analizar datos, brindar apoyo para evaluar iniciativas locales y compartir las mejores prácticas en todo el estado.
Cerrar

Reducir la reincidencia

La  gran mayoría de las personas en prisión serán liberadas y regresarán a sus comunidades. Pero la triste verdad es que muchos de esos individuos terminarán nuevamente en prisión. Aproximadamente la mitad de los liberados de una prisión de Illinois regresarán dentro de tres años. Esto es lo que sucede cuando no priorizamos los servicios de rehabilitación y reingreso. Demasiadas personas que han sido encarceladas, están regresando a las comunidades sin conexiones sociales restauradas, oportunidades económicas y acceso a una vivienda accesible. Sin ese apoyo, es más probable que terminen de nuevo en prisión.

Nuestro gobierno estatal debe asociarse a las comunidades para ayudar a las personas liberadas de prisión a prosperar. Necesitamos construir conexiones sociales fuertes y crear oportunidades económicas en nuestras comunidades y este proceso debe comenzar antes de que las personas salgan de prisión. Significa tener servicios de rehabilitación, capacitación laboral y servicios de reingreso que comienzan en prisión y continúan después de la liberación.

La expansión de estos programas en nuestras cárceles y en nuestras comunidades construirá ese puente entre el encarcelamiento y el reingreso. Conectará a los individuos con las oportunidades sociales y económicas que necesitan para prosperar y reducir la reincidencia. Es una inversión a largo plazo en nuestro estado que ayudará a reducir los costos futuros de encarcelamiento, que actualmente cuestan más de $23,000 dólares por preso. Invertiremos dinero en educar en lugar de encarcelar a los habitantes de Illinois.

Dar prioridad a los servicios de rehabilitación en las cárceles para reducir la reincidencia después de la liberación:

  • Conectar a las personas en la cárcel desde temprano, con servicios de rehabilitación basados en la evidencia que incluyen capacitación laboral, educación, tratamiento para la salud mental y el abuso de sustancias.
  • Alentar y facilitar las relaciones positivas entre las personas en prisión, sus familias y sus comunidades para reducir la probabilidad de reincidencia después de la liberación.

Crear oportunidades económicas y fortalecer a nuestras comunidades:

  • Crear comunidades vibrantes y prósperas invirtiendo en una educación de calidad, que incluya el cuidado infantil de calidad y la educación preescolar.
  • Asegurar que los empresarios y dueños de negocios de la comunidad tengan acceso al capital, la capacitación y el asesoramiento que necesitan para prosperar.
  • Reducir las barreras para obtener empleo y expandir las oportunidades de aprendizaje basadas en la comunidad, para que las personas puedan construir vidas autosuficientes.
  • Ampliar la vivienda estable y el cuidado de la salud en todas nuestras comunidades.
  • Ayudar a los residentes de Illinois para que puedan reinsertarse en la fuerza laboral a través de un programa estatal para que vuelvan a obtener empleos, diseñado para ubicar a personas calificadas en puestos estatales.
Cerrar

Reforma de la Justicia de Menores

La exposición a un trauma, negligencia, agresión sexual o abuso durante la infancia puede afectar negativamente el desarrollo del cerebro adolescente. Con demasiada frecuencia en nuestro sistema de justicia juvenil, el trauma es ignorado y el comportamiento adolescente es criminalizado. Necesitamos hacer más para garantizar que las agencias de justicia de menores estén informadas sobre el trauma y sean culturalmente capaz. También debemos asegurarnos de que reflejen los últimos resultados científicos que indican que mayor desarrollo cerebral se produce cuando la persona llega a los veinte años. Esto es particularmente cierto en el área del cerebro que controla la toma de riesgos y la impulsividad.

Es mas probable que los adolescentes tomen riesgos y se comporten impulsivamente, pero sus cerebros también son más abiertos y receptivos a la educación y la rehabilitación. Reconociendo esto, debemos enfocarnos en alternativas de rehabilitación en vez de procesamiento y encarcelamiento en nuestro sistema de justicia juvenil.

Mantener a los adolescentes fuera del sistema no solo mejorará su propio bienestar, sino que también liberará recursos que podemos invertir en educación y en el desarrollo del potencial de la comunidad. En el 2016, el Departamento de Justicia Juvenil de Illinois gastó $172,000 dólares anuales para encarcelar a cada joven. El invertir en educación y recursos dentro de las comunidades, sería una alternativa mucho mejor que el encarcelamiento, 29 veces más que efectiva, y que costaría un promedio de solo $6,000 dólares por joven, por año.

Reformar las agencias estatales que trabajan con niños para reflejar los últimos avances científicos:

  • Asegurarse de que las agencias estatales estén informadas sobre el impacto del trauma en los niños, y que sean culturalmente capaz y receptivas a los últimos avances científicos en el desarrollo del cerebro de los adolescentes.

Desarrollar el potencial de comunidad e invertir en factores de protección que fortalezcan a las comunidades:

  • Aumentar los fondos estatales para la educación pública, invertir en la educación preescolar, ampliar el acceso a una atención médica de calidad, con un plan de opción pública y restaurar y expandir las inversiones en los programas extracurriculares.
  • Retroceder el daño causado por Bruce Rauner a las agencias de servicios humanos en todo nuestro estado, financiando adecuadamente programas efectivos basados en la evidencia, como visitas al hogar de jóvenes en riesgo, tratamientos de la salud mental basada en la comunidad y la prevención e intervención de la violencia.

Mantener a las familias intactas al desviar la entrada de los jóvenes en el sistema de justicia juvenil: 

  • Expandir los programas para jóvenes, basados en la evidencia, que tratan la salud mental, el uso de sustancias, el trauma y otras necesidades que puedan conducir a resultados negativos. Trabajar junto a los municipios en la aplicación de la justicia restaurativa como alternativa al enjuiciamiento y encarcelamiento de adolescentes.
Cerrar

Un Enfoque de Salud Pública para combatir la violencia con armas de fuego y Reconocer la Responsabilidad del Poder de Policía

La violencia por armas de fuego es una epidemia de salud pública. Mata a la gente, destruye familias y a nuestras comunidades. Reconocer la violencia como una epidemia de la salud y construir comunidades más seguras debe estar en el centro de cualquier plan para reducir la violencia por armas de fuego. Al igual que todas las enfermedades epidémicas, el tratamiento debe incluir un proceso de interrupción, reducción de riesgos y un cambio en las normas de la comunidad para que todos puedan sentirse seguros en sus propias comunidades.

No hay una causa única para esta epidemia, ni una sola solución. El acceso a las armas de fuego y de dónde vienen es uno de los factores. Más de la mitad de las armas recuperadas por el Departamento de Policía de Chicago pueden ser trazadas a otro estado, fuera de Illinois. Sin una mejor recopilación de datos y coordinación policial en todo el estado, es difícil saber lo mismo sobre las armas de crímenes recuperadas en Peoria, o de East St. Louis a Cairo. Eso es un problema.

La eliminación sistemática de fondos de nuestras comunidades ha llevado a resultados económicos negativos, lo cual también es un factor clave. El desempleo en las cinco comunidades de Chicago más afectadas por la violencia armada llega al 35%. El desempleo en otras regiones del estado más afectadas por la violencia con armas de fuego, también excede el promedio estatal. Esto solo se ha visto empeorando por el liderazgo fracasado de Bruce Rauner. Su crisis presupuestaria de 736 días eliminó los fondos para la prevención de la violencia, programas extracurriculares y servicios de salud mental.

Tenemos que luchar para que todas las comunidades estén sanas y seguras, y tenemos que unirnos con quienes ya están haciendo este trabajo. Como gobernador, trabajaré con todas las comunidades afectadas por la violencia armada. Juntos, encabezaremos los esfuerzos para tratar la violencia armada como una epidemia de salud pública, reconstruiremos comunidades que sean saludables, aumentaremos la seguridad de las armas de fuego y apoyaremos la relación entre la fuerza policial y las comunidades que sirven.

Tratar la violencia armada como una epidemia de salud pública:

  • Autorizar al Departamento de Salud Pública de Illinois para que se ocupe del tratamiento de la violencia armada como una epidemia de salud pública.
  • Luchar por la realización de estudios de investigación de la salud pública sobre la violencia por armas de asalto, a cargo de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) a nivel federal.
  • Enfocarse en la prevención e intervención, invirtiendo en programas comunitarios que interrumpan la violencia y alienten la resolución no violenta de conflictos.

Reconstruir comunidades saludables:

  • Restaurar fondos para organizaciones comunitarias y programas de servicios humanos. Estos servicios son esenciales para prevenir e impedir la violencia, a través de los servicios ofrecidos después de la escuela y para la salud mental, tratando a los que enfrentan mayor riesgo y modificando las normas de la comunidad.
  • Crear oportunidades económicas para los vecindarios más afectados por la violencia armada, incrementar el acceso al capital, la capacitación y la ampliación de las oportunidades de educación para los jóvenes.
  • Asociarse con otras municipalidades para desarrollar programas de resolución de conflictos para nuestros niños.

Aumentar la seguridad de las armas de fuego:

  • Implementar verificaciones universales para cada venta de armas en Illinois.
  • Establecer una orden legal de protección contra la violencia, disponible para que las familias puedan intervenir y proteger a los seres queridos que intentan dañarse a sí mismos y a los demás.
  • Prohibir las armas de asalto, cargadores de alta capacidad y sistemas automáticos en Illinois para ayudar a prevenir tiroteos masivos.
  • Apoyar y lograr la aprobación de una ley que garantice que las armas de fuego se vendan de manera segura y responsable.
  • Crear y liderar un consorcio de estados regionales comprometidos a reducir el tráfico de armas a través de nuestra frontera estatal. Esto también permitirá que las agencias de poder de policía compartan información para parar el flujo de armas ilegales.
  • Crear una unidad dedicada a la investigación de crímenes por armas de fuego dentro de la policía estatal, que coordine con los departamentos de policía locales para centrarse en el tráfico ilegal de armas y el crimen causado por las mismas.
  • Garantizar fondos federales para mejorar los registros de informes de verificación.
  • Crear un grupo de trabajo interinstitucional para evaluar el progreso del estado en proveer registros prohibidos al sistema de verificación de antecedentes federales NICS.
  • Asegurar que los registros de violencia doméstica y el abuso de drogas sean previamente validados y agregados a los sistemas apropiados de verificación.

Apoyar la relación entre el poder de policía y las comunidades a las que sirve:

  • Aumentar la responsabilidad entre las fuerzas del orden público y las comunidades a las que sirven, al hacer permanente el Estudio Estadístico de Tráfico y Parada de Personas e incentivar la recopilación de datos para todas las paradas sin importar el resultado.
  • Implementar una capacitación educativa continua, para la aplicación de la ley que sea culturalmente competente, basada en la evidencia y un componente rutinario del desarrollo profesional. También debemos asegurarnos de que esta capacitación incluya instrucción sobre tácticas de reducción y uso adecuado de la fuerza e intervención comunitaria.
  • Apoyar a los agentes del orden público locales y estatales asegurándoles que reciban los servicios de salud mental adecuados para cualquier trauma que puedan experimentar.
Cerrar

Conclusión

Este es nuestro plan para construir comunidades saludables y seguras en todo nuestro estado. Con Juliana Stratton liderando esta iniciativa, la Oficina de Reforma de Justicia Criminal y Oportunidades Económicas desarrollará,  un sistema de justicia que refleje los valores de Illinois. En primer lugar, se trata de un sistema que evita que los jóvenes y adultos tomen la ruta que los lleva al encarcelamiento, moderniza los criterios para emitir las sentencias, alienta la rehabilitación, y contribuye a reducir la violencia armada y crea oportunidades económicas. Estamos listos para unir nuestras vibrantes instituciones educativas, grupos religiosos, empresas e instituciones que brindan servicios humanos, para que todos los residentes de Illinois reciban el apoyo que necesitan para prosperar. Lo que es más importante, estamos listos para asociarnos con las organizaciones y defensores que ya están haciendo este trabajo y así podamos ofrecer a todas nuestras comunidades a que participen de este proceso. Solamente avanzaremos si lo hacemos juntos. Espero que se una a nosotros.

Cerrar
Back to Top