El Plan de JB Contra la Epidemia del Opioides

Hay una crisis de opioides en Illinois que está poniendo fin a muchas vidas y devastando a muchas familias. Esta crisis sigue empeorando, con un 44.3 por ciento de aumento en sobredosis de drogas entre el 2013 al 2016. El año pasado, hubo 2,278 muertes en Illinois relacionadas con drogas, y más del 80 por ciento de las sobredosis de drogas son causadas por el uso de opioides. El super–opiáceo, Fentanyl, causó la muerte de 562 vidas en el Condado de Cook en 2016, que subió de 20 casos ocurridos en 2014.

Desafortunadamente, el Gobernador Bruce Rauner una vez más está fracasando en su liderazgo. En 2015, los miembros de la Asamblea General de ambos partidos se unieron para aprobar la Ley de la Crisis de la Heroína, una ley integral con visión en el futuro para combatir la epidemia. Rauner vetó la ley, obligando a los legisladores a anular su veto, el único de toda la sesión legislativa.

Rauner también propuso recortar los fondos para el tratamiento de adicciones en un 20 por ciento, cuando ya Illinois contaba con fondos reducidos para el tratamiento de las adicciones. La crisis presupuestaria de 736 días creada por Rauner empeoró el problema, devastando los servicios de tratamiento de adicciones y de la salud mental y obligando a que 27 departamentos de salud pública redujeran su personal o servicios. Todo esto, mientras la crisis de opioides continuaba empeorando, volviéndose fuera de control.

No podemos ignorar esta crisis. Necesitamos un gobernador que reconozca esta emergencia y le de prioridad al tratamiento.

Mi plan se enfoca en seis prioridades claves:

  1. Enfocarse en la Salud Mental de los Jóvenes y la Educación y Prevención de los Desórdenes por el Uso de Substancias.
  2. Controlar los Riesgos de Recetar Opioides.
  3. Eliminar las Barreras del Tratamiento de los Desórdenes por el Uso de Substancias y la Salud Mental y Recuperación.
  4. Trabajar con el Sistema de Justicia Criminal para Priorizar el Tratamiento sobre la Encarcelación.
  5. Asegurar que las Compañías de Seguros de Salud Cubran el Tratamiento de  Adicción de una Manera Justa.
  6. Buscar Oportunidades de Financiamiento Federal para Luchar Contra la Epidemia del Opioides Localmente.

Enfocarse en la Salud Mental de los Jóvenes y la Educación y Prevención del Desorden del Uso De Substancias

El uso de Opioides puede ser particularmente peligroso entre los niños y adolescentes. Entre 1994 y 2007, casi se duplicó la cantidad de recetas médicas de opioides entre adolescentes y adultos jóvenes. En el 2015, más de un cuarto de millón de adolescentes estaba usando pastillas para el dolor sin una razón médica. Los niños frecuentemente obtienen opioides por medio de recetas médicas de los familiares, mientras los adolescentes que abusan de opioides han recibido una receta de un doctor para obtenerlo. A los niños y adolescentes que se les receta opioides enfrentan un gran riesgo de abusar de substancias.

Como gobernador, trabajaré con las comunidades médicas y de la salud mental para asegurar que los pediatras hablen con los padres y los pacientes de los serios riesgos de los opioides, ya sea durante un control médico de rutina y cuando emiten recetas. También propondría exámenes frecuentes de salud mental, y trabajaría para asegurar que los psiquiatras hablen del abuso de drogas con sus pacientes adolescentes, dado el creciente peligro de la adicción de substancias en pacientes con enfermedades mentales. Finalmente, apoyo la idea de una campaña de concientización de salud pública en las escuelas. Esto permitirá que se enseñen cuáles son los peligros de los opioides a una edad temprana, y aseguraré que el estigma de la adicción no evite que quienes lo necesitan busquen el tratamiento.

Cerrar

Reducir el Riesgo de Recetar Opioides

Los opioides tienen un legítimo propósito médico, pero también grandes riesgos.
A nivel nacional, el 80 por ciento de los usuarios de heroína usan recetas médicas de opioides primero. Los pacientes pueden también comprarlo con receta del doctor y en farmacias, con escasa posibilidad de monitorear sus recetas médicas.

Para combatir el abuso de opioides recetados, trabajaré con médicos para establecer medidas que ayuden a mantener a la gente protegida. Lucharé para reforzar el programa de monitoreo de recetas médicas, para que los médicos y las farmacias tengan acceso a información más precisa sobre la cantidad de opioides que sus pacientes reciben. Trabajaré para asegurar que los doctores estén mejor entrenados sobre los peligros de la adicción de opioides, y las opciones de tratamiento como parte de la educación médica continua.

Finalmente, revisaré las normas generales para la emisión de recetas médicas con los Centros de Control de Enfermedades y Prevención. Apoyaré la legislación que implemente normas integrales que regulen las recetas médicas, con el objetivo de limitar aún más el número de días de una receta inicial de opioides, lo que puede reducir el riesgo de adicción..

Cerrar

Eliminar las Barreras de la Salud Mental y de la Recuperación y Tratamiento del Desorden del Uso de Substancias.

Muy frecuentemente, quienes sufren de  adicción a opioides solo reciben tratamiento cuando llegan a la sala de emergencia. El tratamiento inmediato y el tratamiento asistido con medicación son difíciles de encontrar, especialmente en el centro y sur de Illinois. Esto hace que la recuperación sea más difícil y deja a los residentes de Illinois que enfrenten un mayor riesgo, sin los recursos que necesitan para llevar vidas más saludables.

Como gobernador, utilizaré el enfoque multifacético para eliminar las barreras de los tratamientos de la adicción y recuperación de la salud mental. Restauré el tratamiento y los recursos para la vivienda y el desarrollo de una fuerza laboral, que ha sido destruida bajo la administración de Bruce Rauner. Buscaré las maneras de expandir los servicios y tratamientos en todo el estado.

Además, facilitaré la coordinación entre los hospitales y las agencias de servicios sociales para asegurar que esos individuos que reciben tratamiento de emergencia, por el abuso de drogas, sean dirigidos a los programas de recuperación cuando salgan del hospital. También necesitamos expandir los sistemas de administración de casos de desórdenes por abuso de substancias en las prisiones, para conectarlos con tratamientos en la comunidad, al salir en libertad. Esta coordinación le dará a quienes sufren de adicción a las drogas, los medios que necesitan para su transición a la recuperación.

Cerrar

Trabajar con el Sistema de Justicia Criminal para Priorizar el Tratamiento sobre la Encarcelación

Sabemos que la encarcelación de residentes de Illinois que son adictos a opioides es más costosa y menos efectiva que el tratamiento médico. El costo promedio del tratamiento de mantenimiento de metadona por paciente es de $4,700 aproximadamente. El costo anual por preso supera los $22,000 en Illinois. Cada dólar invertido en programas de tratamiento de la adicción produce un retorno de $4 y $7 en la reducción de los costos por crímenes vinculados a las drogas y la justicia criminal. El tratamiento de metadona de 2,500 personas, podría ahorrarle a Illinois hasta $100 millones de dólares, reduciendo el crimen y costo por la atención médica.

Como gobernador, trabajaré para incrementar el acceso a soluciones de problemas vinculados a las drogas en las cortes, asegurando que los jueces entiendan que hay opciones para el tratamiento, y asegurar que esas opciones estén disponibles.

Eso significa, poder contar con suficiente espacio para satisfacer la demanda por los programas de rehabilitación, incluyendo el tratamiento en instituciones o los tratamientos con medicación asistida. Proveer acceso a este tratamiento ayudará a que la gente, que ha estado en prisión, pueda conectar con la comunidad, aumentar la posibilidad de rehabilitar sus vidas y reducir la posibilidad de recaer.

Cerrar

Asegurar que las Compañías de Seguros de Salud Cubran el Tratamiento por Adicción

El cuidado médico es un derecho, no un privilegio, y todos los residentes de Illinois merecen un cuidado médico de calidad. Eso incluye el tratamiento para la adicción a opioides. El cuidado de calidad es más fácil con cobertura de seguro médico e Illinois cuenta con fuertes leyes que aseguran que las compañías de seguros cubran el tratamiento para la salud mental y los desórdenes de abuso de substancias, dada la fuerte correlación entre ambas.

Sin embargo, un reporte reciente encontró que el 75 por ciento de las organizaciones que administran el Medicaid (MCOs) han negado cobertura de varios tratamientos. Esto es, además de que casi la mitad de las compañías de seguro comercial, niegan cobertura para el tratamiento de pacientes y cerca de un tercio niega cobertura para la hospitalización parcial, atención externa intensiva de pacientes y tratamiento asistido de medicamentos. El reporte también encontró que las organizaciones que administran Medicaid MCOs y las compañías de seguro comerciales, frecuentemente usan otras barreras para evitar el acceso a tratamientos del abuso de substancias y de la salud mental, o bien los niegan completamente.

Como gobernador, trabajaré para asegurar que las compañías de seguro brinden la cobertura para la salud mental y el tratamiento del abuso de substancias que por ley, están obligadas a cubrir. Haré cumplir las leyes del estado y cerraré las brechas  legales que aún permiten que las compañías y las organizaciones Medicaid MCOs parcialmente nieguen atención médica, basadas en una gama de limitaciones de tratamientos no cuantitativos. También trabajaré para expandir el cuidado médico en nuestro estado, a través de mi programa del cuidado de salud que incluye una opción pública, el primero en su tipo en toda la nación, IllinoisCares.

Cerrar

Aprovechar las Oportunidades de Acceder a Fondos Federales para Luchar Contra la Epidemia de Opioides Localmente

Para eliminar la epidemia de Opioides, también necesitamos realizar el trabajo a nivel local. Hay una labor que se viene realizando en nuestras comunidades, donde la policía, los servicios sociales y las escuelas trabajan conjuntamente y solicitan fondos del gobierno federal. Estos recursos son usados para financiar la prevención, a nivel local directamente y los programas para combatir las drogas en la comunidad. El estado debería ayudar a cada comunidad en Illinois, para crear coaliciones y poder competir por más asistencia financiera.

Como gobernador, lucharé para asegurar que el estado reciba la mayor cantidad de fondos federales disponibles. Me enfocaré en la combinación de oportunidades, para que una modesta inversión estatal pueda ser combinada con fondos federales. Esto es especialmente cierto para muchas de nuestras pequeñas comunidades rurales que necesitan más asistencia técnica con el proceso de solicitar fondos de la nación. Finalmente, ayudaré a los gobiernos locales para que formen juntas de trabajo, para que la policía, las escuelas y los departamentos de salud pública puedan trabajar conjuntamente para combatir el abuso de opioides en todo el estado.

Cerrar

Conclusión

Al trabajar conjuntamente e invertir en la prevención y el tratamiento en vez de la encarcelación, podemos combatir la epidemia de opioides en Illinois y crear un cambio real y duradero. Mi plan es multifacético para prevenir la adicción en primer lugar, eliminar las barreras de acceso al tratamiento, e impulsar el tratamiento en vez de la encarcelación. Podemos y romperemos el círculo de la adicción hoy y para las generaciones futuras.

Cerrar
Back to Top